Cómo hacer una capsula del tiempo para que los niños jueguen en Nochevieja

Sigue a Peques y Más

Capsula del tiempo

Esta noche daremos por finalizado el año 2012, y aunque la fecha en sí no deja de ser un mero trámite, a todos nos divierte despedir el período de una forma especial. Los adultos ya sabemos que mañana será un día como (o casi porque es festivo) los demás, y que los buenos propósitos nos deben acompañar cada día de nuestra vida, y aún así es bonito organizar una fecha especial y procurar que la fecha constituya un motivo de reunión con familia y amigos.

Los peques nos pueden ayudar a preparar la cena, e implicarse en la organización de una Nochevieja familiar, pero sus cometidos son muy concretos, y por eso les queda mucho tiempo libre durante la noche. Quizás necesiten de nuestra ayuda para ocuparlo.

Nosotros estamos re ordenando el garaje (que se ha resignado a convertirse en una gran sala de juegos para todos los peques del vecindario), y dejaremos que tras la cena todos los amigos se reúnan en él para jugar a lo que quieran, como suelen hacer. Aunque hoy voy a introducir un elemento especial para cada uno de los niños que llamen a la puerta: la capsula del tiempo.

Estoy recogiendo cajas de formas variadas, y a ser posible pequeñas: un envase grande de yogur con tapa, una caja de zapatos de bebé, un bote vacío de cacao soluble, etc. Se trata de cada uno de ellos pueda tener su propia ‘capsula del tiempo’

¿Qué necesitamos?

  • (Por niño): una caja, un folio de colores, rotuladores o lápices, tijeras, precinto, papel de regalo, gomets u otros elementos para decorar.

¿Cómo hacer nuestra caja del tiempo?

Cada niño debe disponer de un folio de papel y cartulina en el que escribirán: el nombre de su mejor amigo, un deseo para el próximo año, qué es lo que más les gusta del mundo en el que viven, y qué cambiarían, qué deporte les gusta (o el instrumento que tocan), qué han cenado, sus aficiones, el viaje con el que sueñan, las cosas que no les gustan en absoluto, con quién querrían estar la Navidad del año que viene, cuántos dientes les han caído, cánto miden… y cualquier cosa que se os ocurra que les ayude a verse reflejados. Es mejor que todos respondan a las mismas preguntas, porque puede dar la casualidad de que los mismos niños se reúnan dentro de un año.

La caja, bote o tarro se decorará con papel decorado y gomets, y dentro se introducirá el papel, previamente recortado si lo creen necesario. Por último se tapa y se precinta para guardarlo.

El propósito

Se trata de que cuando pasen 365 días, los niños desempolven las cajas guardadas en sus estanterías, saquen el papel y lo lean. Seguro que se sorprenderán al ver cómo han cambiado. Es un ejercicio entretenido con visión de futuro, que seguro que a todos les gusta hacer.

Además, si vais a pasar la Nochevieja con niños, seguro que no os importará dejar que participen, y preparar una selección de lecturas y juegos de mesa para pasar un buen rato, la tele también ayuda, aunque muchos niños se cansan de la inactividad. En este post del año pasado explicábamos cómo pedir deseos con los peques para los próximos 12 meses.

¡Feliz Año Nuevo!

Imagen | woodleywonderworks
En Peques y Más | Consejos para disfrutar de la Navidad evitando riesgos asociados a las comidas, decoración o regalos, Ideas para preparar con los niños las uvas de fin de año, Cómo celebrar una Navidad dulce sin riesgos para la salud de los peques

Deja un comentario

Ordenar por:

0 comentario